18 de septiembre de 2017

Algún día os contaré qué me está pasando estos días con todo. Con el mundo, conmigo y con él. Es como que no estoy conforme con nada, como que siento que no tengo lo que necesito. Como que me hace falta mucho más de todo lo que tengo.
Y ya no sé que hacer, con respecto a nada.
Solo se que este texto que pongo a continuación explica perfectamente todo lo que siento, o al menos se le acerca demasiado. Me da la sensación de que cierta parte de mi vida ha cambiado repentinamente, pero tampoco estoy tan mal. Pensaba que el que él pasará un poco de mi me iba a afectar demasiado, pero a decir verdad no lo ha hecho tanto y eso me asusta. El por qué ahora no me afecta tanto todo.
Lo dicho, no tengo ni la más remota idea de qué le está pasando a mi cabeza últimamente.


"Ojalá sigas teniendo un hueco en tus días para mí. Y ojalá sigas teniendo tiempo para regalarme, aunque sólo sean segundos. Ojalá me sigas dando besos que produzcan escalofríos. Y sigas haciendo de un abrazo el mejor lugar para vivir. Ojalá no dejes de quererme. Ni de recordarme que lo haces.

Ojalá sigas teniendo mil detalles que roban sonrisas. Y tengas planeadas más sorpresas. Ojalá siga habiendo días malos para saber lo buenos que son el resto. Pero ojalá los buenos siempre los superen.

Ojalá siempre que llegues tarde sea para quedarte. Y que si te vas, siempre vuelvas. Ojalá nunca te olvides de mi sonrisa ni de todos los 'Te quiero' que te dije. Y ojalá tengas memoria para recordar muchos más.

Ojalá no te olvides nunca de cómo empezó todo, porque esa es la manera de conseguir que las cosas nunca se acaben.

Ojalá quieras. A todo.
Y a mí, también."

6 de septiembre de 2017

SI ME HUNDO

"Si me hundo sé exactamente en qué barco me quiero hundir, a quién no abandonaría nunca, a quién nunca dejaría atrás. Al final va a ser que es un contigo contra todo y que juntos no nos da miedo nada, porque vale más la adrenalina del estar juntos que cualquier otra cosa. Encontrar a alguien con quien jugársela y saber que va a ganar, peor que sino ganarás habrá merecido la pena, el tiempo, las ganas. Que no nos diga nadie que es culpa nuestra  por no intentarlo, porque lo hacemos, porque podemos. Saber exactamente quién te va a salvar si te hundes, saber quién te va a cuidar cuando no lo necesites, saber quién te va a querer cuando dudes de quererte a ti. Cuando sabes eso sabes exactamente con quién estar, con quién se puede ser bien, con quién la vida es mejor. Contigo la vida es mejor, lo sé. "

Vuelta a las andadas.

Hace más de medio año que no escribo y la verdad es que ya tenía ganas. Han pasado muchas cosas desde enero. Me fui de Erasmus a Polonia y volví como en un abrir y cerrar de ojos, ojalá volver allí por un tiempo. Como echo de menos mi pequeña Wroclaw. Sin duda, ha sido la mejor experiencia que he tenido de momento a lo largo de mi vida. Experiencia donde me he dado cuenta de muchas cosas, aprendí a vivir contigo misma y sin necesitar tanto a los demás, aprendes a conocerte más a ti misma, a escucharte, pero sobre todo a valorarte. He descubierto lugares que nunca me pensaba que descubriría, he conocido personas que ahora son realmente importantes para mi, me distancié un poco de los problemas que tenía con mis padres y mis abuelos. En realidad, me sentí más en calma conmigo misma. También fortalecí en cierta manera mi relación con David. Me di cuenta que el verlo todos los días no era tan necesario si lo sentía dentro y cerca de mi. Pero también es cierto, para qué negarlo, cuesta y mucho. Cuesta el pensar en qué estará pasando y en qué podrá pasar, no te queda otra más que confiar, pero a más de tres mil kilómetros hay días que cuestan más que otros. Hay veces que he pensado que en el Erasmus estábamos mucho mejor que antes de irme y que el después, simplemente porque no tenía la obligación de quedar conmigo, ni de verme, solo con cuatro mensajes al día me alegraba, o un rato el skype era suficiente, quizá era porque era con lo único que me podía "conformar", lo único que podía hacer y él lo sabía. Pero en realidad,era una prueba que teníamos que pasar y superar los dos, y sinceramente, creo que salimos mucho más fuertes de toda esta experiencia.

Tras nueve meses desde que escribí la última vez ya puedo decir oficialmente que soy enfermera. Y enfermera que por suerte está trabajando, aunque el contrato de verano se me acabe prácticamente en una semana. Siempre he sabido que quería ser enfermera, aunque alguna vez haya dudado de mis capacidades y de si realmente sería capaz de afrontar la tensión, pero es ahora cuando realmente puedo decir que me siento orgullosa de todo el esfuerzo y tiempo empleado que he gastado estudiando, porque todo eso me ha llevado hasta donde estoy ahora, hasta trabajar en lo que realmente me gusta; la enfermería. Me ha llevado a curar y a dar cariño a los demás. Siempre he sido demasiado protectora con todo el mundo, y me preocupo excesivamente por los demás, por cada pequeño detalle; me imagino que es eso a lo que llaman vocación. 

1 de enero de 2017

2017.

Suelen decir año nuevo vida nueva. La verdad es que no es el mejor comienzo de año que estoy teniendo, me he pasado todo el día estudiando simplemente porque mi familia no está pasando por un buen momento y estamos todos algo nerviosos. Tengo a mis dos abuelos maternos, los únicos que me quedan, en el hospital. Mi abuela pendiente de ver si la operan de la vesícula, y mi abuelo recién operado de cáncer de colón, y la verdad es que aunque dicen que va todo según la marcha no lo creo. Y llevamos así ya una semana, lo peor es que aún falta mucho más. Estoy a cinco meses de acabar la carrera de enfermería, y veo cosas en mi abuelo que si todo fuera bien no deberían de pasarle, yo me formo mis propias teorías respecto a lo que he estudiado y… preferiría vivir en la ignorancia. No se si los médicos realmente no saben lo que le pasa o son mis padres los que no quieren decírmelo. También están siendo unas navidades un poco más difíciles porque no lo tengo a él a mi lado, y por “desgracia” me tengo que refugiar en otra gente. Pero en verdad, esta situación me está sirviendo para darme cuenta realmente quien está a mi lado y quien no. En estos días tan difíciles me gustaría tener su apoyo, no se, se que está lejos no por su elección, pero también habría podido venir a verme un día, yo en otras ocasiones lo he hecho. Al fin y al cabo solo se ha ido unos días de fiesta con sus amigos. Me imagino que tenemos prioridades diferentes. Otras personas con las que apenas tenia contacto directo lo han hecho, y él… pues no habrá tenido la oportunidad, o eso me quiero pensar. En aproximadamente cuarenta días me voy de Erasmus a Polonia, y la verdad, es que no se cómo va a afectar esto a nuestra relación. Vamos a hacer dos años, pero ahora que es cuando más lo necesito y cuando más juntos se supone que debemos estar porque pronto nos separaremos, aunque sea por poco tiempo; es cuando más distante y frío lo noto. Quizá sea una premonición sobre lo que va a pasar, o simplemente sea yo la que por la situación en la que estoy, hago de un grano de arena unas arenas movedizas que lo único que hacen es tragarme y ahogarme cada vez más.
Bueno, en resumen, feliz 2017. Año nuevo, dirección del blog nueva; así nadie sabe quién soy, no tengo antecedentes, nadie me conoce. Nadie me puede juzgar. 
Otra vez que desaparezco y vuelvo a aparecer.